Cinco mil millones
de habitantes en ciudades antes del 2035

Se espera un crecimiento mundial de la población de más de nueve mil millones
de personas para el año 2050

9 billones de dólares estadounidenses
anuales de gastos en infraestructura mundial previstos para el 2025

400.000 millones de dólares estadounidenses
en oportunidades de ahorro de costos en proyectos y procesos actuales en todo el mundo

El desafío

Todo está relacionado. El pensamiento limitado nos ha hecho enfocarnos en un problema a la vez, sin tener en cuenta cómo interactúan los problemas. En el mundo, las ciudades han perdido la confianza en su infraestructura debido al mantenimiento diferido, a las inversiones insuficientes, a la planificación deficiente y a las agendas políticas cambiantes.

A medida que la población mundial continúa creciendo exponencialmente, millones de personas se agregan a los entornos urbanos cada año. Las comunidades y ciudades deben comenzar a construir y reconstruir de manera diferente, utilizando el espacio de manera más eficiente. El diseño de infraestructura relacionada debe permitir este crecimiento y hacer que nuestras ciudades sean más sostenibles y resistentes.

Tradicionalmente, las comunidades, las partes interesadas y los políticos han considerado las piezas urbanas de forma individual, tomando acciones independientes sobre los problemas y no acercándolos con una visión integral. Esta ha sido una negligencia costosa. Con una visión integral, podemos reconocer actividades que parecen no estar relacionadas, pero que podrían ser tenidas en cuenta y ejecutadas simultáneamente con importantes reducciones. Pero ¿cuáles son las prioridades para estas actividades? ¿De qué manera planificar adecuadamente las mejoras de infraestructura necesarias para beneficiar a las ciudades y comunidades?

Se necesita una estrategia, un plan y un programa de implementación. Se debe considerar toda la cadena de valor y las comunidades para poder optimizar el movimiento de la población, permitir el crecimiento económico y mejorar la sustentabilidad de los recursos requeridos. Para mejorar y construir comunidades, se requiere un pensamiento general y una planificación detallada y aplicable. 


Nuestra respuesta

Pequeños pasos, grandes impactos: Muchos problemas se pueden abordar con una estrategia clara, prioridades bien pensadas, planificación adecuada y algunas optimizaciones relativamente simples. La planificación aplicable permite generar infraestructura eficiente de sólido desempeño, como agua, tránsito y energía. Esto puede ayudar a restaurar la confianza pública.

Nuevas oportunidades de desarrollo: Se debe adoptar una visión a largo plazo. Averiguar qué construir primero, qué viene después y cómo conectar todos los elementos juntos. Se debe planificar ahora lo que creemos que necesitamos luego y aprovechar las oportunidades que proporcionan las economías cambiantes.

Dar prioridad "inteligentemente": Las ciudades deben tomar mejores decisiones sobre dónde y cuándo invertir. Se debe abandonar el pensamiento limitado y buscar soluciones que sirvan a múltiples usuarios con múltiples objetivos.

Aprendizaje a partir de las mejores prácticas: No hay dos áreas urbanas idénticas. Pero la urbanización, la industrialización del siglo XXI, el cambio climático, las restricciones de recursos y los movimientos de población afectan a muchas ciudades. Todas pueden aprender unas de otras.

Usar la tecnología: Las comunicaciones, los sistemas de control y los “datos masivos” tienen un gran potencial para la urbanización, y para conectar personas e información. Por eso, nos hemos asociado con el Consejo Mundial de Datos de Ciudades para ayudar a las ciudades y a las comunidades a entender y tomar medidas sobre su desempeño y planes de sustentabilidad para mejorar.


Blogs

All Blogs

¿Tiene un problema difícil? Enfrentémoslo juntos.